Información General

    El Volteo es una disciplina de equipo con un valioso sentido socializador. Es una especialidad ecuestre de alto rendimiento o recreativa. Es único y especial para niños, adolescentes y jóvenes. Es mixto. Ideal para disfrutar durante el tiempo libre. Es una mezcla entre gimnasia y ejercicios artísticos sobre un caballo galopando en círculo, de esta manera es la forma de iniciarse en el deporte hípico ya que le da a los niños los elementos necesarios para desarrollar un excelente deportista y futuro jinete. Se emplea un solo animal por grupo. Es fundamental para poder disfrutar del caballo con confianza, básico para practicar luego otras disciplinas de la equitación. Es muy económico y accesible con el máximo de beneficios para los chicos y sus familias. Es para todos.



    Historia del Volteo
    La historia del volteo ha estado ligada desde siempre con la historia de la equitación.

    En la antigüedad, la habilidad y la seguridad para mantenerse sobre el caballo, tenía gran importancia para el éxito o la derrota en las batallas.

    Los mongoles, estaban en gran parte de la batalla parados sobre el lomo de sus caballos, lo mismo los cosacos.

    Muchos antiguos pueblos usaron el caballo en sus guerras, cabe saber suponer que los juegos a caballo que practicaban los árabes, pueden tener una raíz similar y podríamos establecer una conexión con el circo romano, las investigaciones y suposiciones podrían llegar a ser ilimitadas.

    La relación del volteo con el ejército, fue muy estrecha durante el renacimiento. Las escuelas italianas y francesas de esgrima, usaban una forma de volteo para dotar a sus alumnos de mayor agilidad. A través de anotaciones de maestros de esgrima, sabemos que fueron usados caballos de madera igual a los actuales.

    Posteriormente, en el siglo XVIII los austriacos, comenzaron a desarrollar el arte de la gimnasia sobre caballos llegando a ser verdaderos maestros, entusiasmando a la emperatriz María Teresa, quien se ocupó de su propagación.

    Así tuvo su comienzo la definitiva aceptación del deporte.

    En el siglo XIX, el volteo pasó a ser una obligación para el entrenamiento básico de la caballería francesa; de allí surge su nombre actual “VOLTIGE” que proviene de “VOLTE”, igual a círculo, en francés. Ya en aquellos tiempos los caballos galopaban en círculos.

    En los comienzos del siglo XVII, es cuando cobra popularidad en Alemania dentro de la formación de los jóvenes de la nobleza, juntamente con la esgrima, la equitación y la danza.

    El volteo fue materia obligatoria en todas las academias militares europeas, en nuestro días aún se mantiene esa práctica como tradición.

    El volteo estuvo representado en los Juegos Olímpicos en Antuerpia Bélgica en 1920, en ese momento de denominaba “Equitación Artística”, eran equipos masculinos que mostraban sus destrezas.

    En los años cincuenta, comenzó el desarrollo del volteo como disciplina hípica para niños y jóvenes.

    En 1983 fue aceptado en la Federación Ecuestre Internacional.

    El primer Campeonato Europeo fue en Austria en 1984.

    El primer Campeonato del Mundo fue en Suiza en 1986, a partir de ese momento es cuando va cobrando más adeptos en la órbita internacional, sumándose más países.

    En la Argentina comenzó en el año 1976 en el Club Alemán de Equitación, se basaba en ejercicios gimnásticos al paso y al galope con el caballo en círculo. Luego se comenzaron a unir varios clubes en la práctica de este deporte formándose así el reglamento y las distintas competencias.

    Participantes:
    Los Voltereteadores
    Son como un ensamble humano en donde cada pieza tiene sentido en el conjunto.

    Todo depende de la atención y precisión de los otros.

    Son responsables no sólo de sí, sino también de sus compañeros y el caballo. Cada uno tiene importancia en función del otro.

    No hay límite de edad para practicar el deporte en equipo y a partir de los 14 años se puede practicar en forma individual.

    A través del juego, desde la infancia, se inician en el trato con los caballos.

    Solo necesitan ropa y zapatillas de gimnasia.

    Se desarrolla en los niños las capacidades corporales y psicosociales.

    El Caballo
    Los niños se acostumbran al trato con el animal bien entrenado, fuerte y saludable, que debe ser sumiso y tener un galope con rítmo.

    Durante una hora pueden utilizarlo entre 8 y 12 voltereteadores.

    Se requiere un mínimo de equipo: un cinchón con manijas, un mandil de volteo, cabezada, bajo cincha, riendas y una cuerda.

    Los chicos antes, durante y después de la clase se ocupan del equipo y se retiran del club una vez que limpiaron y dejaron descansando al caballo en su box.

    Está comprobado, además, que el contacto con este animal es una de las más eficaces terapias psicofísicas. Por eso pueden practicar Volteo quienes tienen alguna discapacidad.

    Los conductores de cuerda
    Son los especialistas que saben siempre y en toda situación como reaccionar y manejar al caballo para lograr de los voltereteadores su óptimo rendimiento.

    Los entrenadores
    Son los responsables de los grupos, especialistas en la técnica, la disciplina y potencian los talentos con programas de enseñanza.

    Son fundamentales para la preparación social y psicofísica de los voltereteadores.

    Los jueces
    Son los expertos encargados de dar los veredictos a partir de, entre otras cosas, la técnica, la ejecución, la dificultad y la composición de los ejercicios. También comportamiento del caballo e impresión general del equipo.

    Concursos
    Son competencias que se realizan en forma grupal (6 voltereteadores), doble o individual.

    En las tres categorías, los participantes deben presentar ejercicios obligatorios y una coreografía con ejercicios de creación libre al compás de la música.

    Ejecución, armonía con el caballo, proyección artística, originalidad, son algunos de los puntos determinantes para la evaluación de los jueces.

    Encuentros
    Su objetivo es el acercamiento de nuevos deportistas a esta discíplina.

    A partir de la recreación y el entretenimiento, los voltereteadores principiantes exhiben sus habilidades para esta especialidad.

    Los participantes demuestran con ejercicios gimnásticos todo el potencial de creación, imaginación, juego y diversión, con la siempre invalorable presencia del caballo.

    No son concursos regulares de Volteo.